ENERGÍA


En México 98% de la población tiene acceso a la electricidad, por lo que son un poco más de dos millones de personas las que no cuentan con el servicio. Sin embargo, se espera reducir este porcentaje a la mitad en 2018 y al mismo tiempo lograr un cambio cualitativo en las tecnologías utilizadas para su producción, eliminando el uso del carbón y del combustóleo como energéticos primarios e incrementando sustancialmente la participación de las energías limpias, incluyendo las renovables, la nuclear y la cogeneración eficiente.

Hay un crecimiento importante de las importaciones de combustibles tanto de gasolina como de gas natural, consecuencia de los bajos precios del gas en Estados Unidos de América (EUA) y del nulo crecimiento de la capacidad de refinación en el país, lo cual enciende un foco de alerta en el tema de la seguridad energética de México.

La planeación del sector energético muestra esfuerzos importantes para descarbonizarse, particularmente en el sector eléctrico, pero es importante señalar algunos signos de alarma, por ejemplo:

El sector transporte crece de manera importante y no se ven cambios cualitativos que limiten sus emisiones de gases contaminantes, lo mismo se aplica al sector industrial. Las emisiones atmosféricas comprenden gases de efecto invernadero y otros de lenta dispersión -que contribuyen al deterioro de la capa de ozono, al aumento de partículas suspendidas, de smog, hollín y de lluvia ácida, también con otros contaminantes que ocasionan severos y cuantiosos daños a la salud, la biótica y el ambiente.

El sector transporte emitió casi 40% de estos gases. A título ilustrativo, la Ciudad de México generó en 2012, por sí sola, 5% de las emisiones nacionales de CO2 (Dióxido de carbono).

A pesar de la importante participación de las energías limpias, en el sector eléctrico se observa que las emisiones siguen creciendo, parece claro que con la dependencia del sector al gas natural como energético primario no será posible lograr las metas de reducción de contaminantes atmosféricos recomendadas, a menos que se adopten tecnologías como la captura de CO2 .

En el sector residencial el consumo de leña sigue siendo importante, cercano al 40% y no se aprecia una participación significativa de uso de renovables para usos como calefacción solar.

Con el objeto de reducir las emisiones de Gases de Efecto Invernadero y de los que ocasionan contaminación urbana, se pueden llevar a cabo diversas acciones tales como eficientar el rendimiento de los combustibles en los vehículos; promover el uso de vehículos “híbridos” (gasolina-electricidad); estimular la producción de combustibles de origen vegetal (biocombustibles); dejar de importar vehículos usados con consumos ineficientes de combustibles; optimizar el transporte de carga y su logística de operación; optimizar el transporte público con tecnologías más eficientes y limpias; implementar el programa de verificación vehicular en los centros urbanos más importantes; mejorar la planeación y desarrollo urbano, así como promover el desarrollo de la red ferroviaria nacional.

El sector energético debe ser un impulsor del desarrollo económico, además de reducir la emisión de gases de efecto invernadero de conformidad con los compromisos internacionales establecidos. Asimismo, el suministro debe ser suficiente para todos los mexicanos, diversificando las fuentes primarias de energía, particularmente cuando éstas son importadas (como el gas natural) y con flexibilidad para satisfacer la demanda con energía eléctrica limpia como la solar, eólica o geotérmica.

Se tienen que intensificar las medidas que incrementen la sustentabilidad ambiental para mantenerse alineados con las metas planteadas por un escenario de no más de 2°C de incremento de temperatura global.

México requiere impulsar el sector energético como medio de desarrollo económico, de tal forma que las estrategias adoptadas para reducir emisiones de gases de efecto invernadero conduzcan al desarrollo y fortalecimiento de una industria energética nacional que genere nuevos empleos y contribuya a incrementar el bienestar social.

La Agenda Iberoamericana te invita a conocer más sobre el tema e incidir para que las propuestas de solución tengan eco en todos los sectores de la sociedad. Porque somos una gran región con sueños compartidos para un mejor futuro.

Agenda Iberoamericana,

nuestra región, nuestro futuro

 

Habla el Mtro. Ramón Carlos Torres

"En materia de energía, ciudadanos y gobiernos debemos estar comprometidos con la eficiencia y el uso de fuentes renovables"

RETOS ENERGÍA EN MÉXICO

1. Tener energía eléctrica en todos los hogares del país
2. Que se utilicen energías renovables
3. Controlar las emisiones contaminantes provocadas por la industria y el transporte público